top of page

¿Asegurar mis Paneles Solares?

Actualizado: 23 mar 2023

Ya que el autoconsumo fotovoltaico una inversión a largo plazo (al menos 25 años), puede que te estés preguntando si deberías contratar un seguro para placas solares o, en caso de que ya cuentes con un seguro, en tu hogar o empresa, informarte si incluye la cobertura de tus paneles solares.


A continuación trataremos de dar respuestas a algunas de las principales preguntas sobre seguros para placas solares.



Seguros paneles solares



¿Puede ser útil un seguro para paneles solares?



Es probable que pienses que si los componentes fotovoltaicos cuentan con sus propias garantías ¿Por qué va a ser necesario un seguro para placas solares? Pues bien, debes saber que las garantías de los productos cubren defectos de fabricación y no cualquier otro tipo de daño que pueda sufrir tu instalación.


Y ¿Qué otros otros desperfectos pueden sufrir tus paneles solares? Por mencionar algunos ejemplos:

Por un lado, los fabricantes de paneles solares se aseguran a través de múltiples pruebas y certificados que son capaces de soportar determinadas cargas mecánicas, ya sea frente a la acumulación de nieve o la fuerza del viento. Ahora bien, puede haber fenómenos meteorológicos de gran intensidad que acaben afectando a tu instalación.

Por otro lado, las placas solares suelen tener un precio por lo general elevado, lo que las hace susceptible al robo.

Tampoco, estarán cubiertos los defectos producidos por un mal mantenimiento o la exposición a unas condiciones que excedan las indicaciones técnicas del fabricante.

Los ejemplos anteriormente mencionados, pueden resultar determinantes para considerar si tu instalación se ubica en una zona donde es conveniente o necesario proteger tus placas solares frente a cualquier imprevisto.


Tengo un seguro de hogar o empresa ¿cubre mis placas solares?


La respuesta corta sería: depende. Es cierto que tener contratado un seguro para el hogar puede ser la mejor opción de proteger tus paneles solares. Pero hay que tener en cuenta que para confirmar si tus placas solares están cubiertas por el seguro de tu casa o empresa, debes hablar con tu aseguradora. ¿Por qué? Porque depende de si estiman que las placas solares son parte constructiva del inmueble (continente), como la instalación de electricidad, las ventanas o la instalación de agua, por ejemplo; o de si las consideran como contenido, trátese del mobiliario de tu casa o empresa. Dependiendo de esto tu póliza de seguro te cubrirá las placas solares o no.

En el caso de que estimen que la instalación fotovoltaica es parte constructiva de la vivienda (estructuras e instalaciones fijas), tu seguro de hogar debería cubrir tus paneles solares. Si, por el contrario, entienden que es parte del contenido de la vivienda (parte móvil), tu seguro por lo general te requerirá contratar un servicio complementario, ya sea ampliando la cobertura de la póliza o contratando un seguro especifico.

El primer paso que debemos tomar, para saber si tus placas solares están protegidas por el seguro de tu casa o empresa, es hablar con tu compañía aseguradora y esclarecer los términos del contrato.

Debes tener en cuenta que si la instalación fotovoltaica es posterior a la contratación del seguro es muy recomendable que se lo hagas saber a tu empresa aseguradora; al menos si te interesa que el seguro cubra tus placas solares. Ya que, supone una ampliación de la cobertura de la póliza, cuestión que puede influir también en el precio.


¿Cómo lo interpretan las aseguradoras?


Como hemos podido comprobar es fundamental prestar atención al apartado en el que se hace mención a las placas solares en el contrato.

Por un lado, hay compañías que las entienden como parte estructural de la vivienda, como instalación fija: “Instalaciones fijas de agua y gas, de energía eléctrica y solar o similares…”. Otras aluden más explícitamente incluyendo elementos como “antenas de televisión o radio, placas de energía solar y los elementos fijos necesarios para su funcionamiento”.

Si este es el caso, no habrá ninguna duda, las placas solares estarían cubiertas por el seguro. No obstante, es conveniente mencionar que se da el caso de compañías que aun que interpreten las placas solares como instalación fija del inmueble, las excluyen de forma explícita de la cobertura del seguro: “excepto placas solares”.

Por otro lado, otras compañías entienden que “las instalaciones y aparatos fijos de servicios (agua, gas, electricidad, calefacción), energía solar y eólica de uso exclusivamente particular” forman parte del contenido del inmueble; es decir, interpretan las placas solares como “mobiliario y enseres”. En casos así, si deseas proteger tus placas solares deberás contratar el servicio de manera adicional.


¿Qué incluye el seguro para placas solares?


Una vez comprobado si tu seguro incluye la protección de los paneles solares, deberás prestar atención a otro gran elemento: qué cubre tu seguro para placas solares.

Por regla general, las compañías aseguradoras ofrecen variedad de paquetes de coberturas, partiendo de unas garantías de serie (más grandes o más pequeñas según la empresa) que puedes ir ampliando en función de tus necesidades (y presupuesto). Dependiendo de la gama que ofrezcan y elijas, pueden cubrir:

  • Daños materiales (roturas, sea por fenómenos meteorológicos, incendio, caída de rayo o explosión, etc.)

  • Daños a terceros (seguro de responsabilidad civil)

  • Robo y vandalismo

  • Reclamación de daños (Obra civil / defensa jurídica)

  • Pérdida de beneficios

  • Avería de maquinaria


De los anteriormente mencionados, los más frecuentes suelen ser los seguros de responsabilidad civil y por daños materiales (rotura de cristales, deterioro material…). Pero, como señalábamos, cada empresa ofrece diferentes pólizas con sus paquetes de coberturas específicos.

Por otro lado, deberás prestar especial atención a las condiciones referentes a las exclusiones de la póliza. Hay compañías que, por ejemplo, suprimen de la cobertura del seguro de Responsabilidad Civil los daños causados a la red eléctrica; otras que cubren la rotura de cristales del panel solar, pero no las causadas por sobrecalentamiento no por aplicar una excesiva presión de agua. Tampoco cubriría los desperfectos en equipos o instalaciones.

Otro elemento a ver son los límites de cobertura en términos de instalación; por ejemplo, hay aseguradoras que cubren hasta un máximo de 20 paneles solares.

Igualmente, no está de más revisar los límites de la indemnización en caso de que ocurra algún problema que cubra tu seguro para placas solares.


¿Qué problemas debes evitar con el seguro para placas solares?


Como aconsejábamos, si has realizado la instalación fotovoltaica después de haber contratado el seguro, debes notificarlo a la compañía para que pueda incorporarlo a las coberturas de la póliza. Si bien subirá su precio, te asegurarás de que estarás cubierto cuando te sea necesario.

También se puede dar el caso de que tengas una instalación fija, pero que sea susceptible de ser movida y reubicada en otro lado. Lo mencionamos porque para algunas compañías, este carácter móvil supone que pierda su carácter de instalación fija y, con ello, la cobertura del seguro que tengas en ese momento.

Para finalizar, como hemos visto, es importante revisar las condiciones y la cobertura del seguro para placas solares, de cara a futuras sorpresas en el esperemos improbable caso de que necesites echar mano del seguro.



30 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page